Trastorno límite de la personalidad: estas son las razones por las que no debe ignorar el problema

by Clementina Rodriguez

Debes estarte preguntando ¿qué es el Trastorno límite de la personalidad? ¿Por qué a menudo se “subestima”? ¿Y cómo afrontar la situación en el caso de pacientes con este trastorno? La respuesta a estas preguntas proviene de Carla Sharp, profesora de psicología y directora del Laboratorio de Psicopatología del Desarrollo de la Universidad de Houston, quien explica que durante muchos años los médicos han mostrado una gran vacilación en hacer un diagnóstico de trastorno límite de la personalidad (TLP) en un Paciente adolescente.

Esto se debe a que, dado que no existen tratamientos específicos para el TLP, muchos creen que dicho diagnóstico puede considerarse muy “pesado” para el paciente. Sin embargo, en un artículo publicado en el Journal of Abnormal Child Psychology, el experto explica que exactamente como ocurre en los adultos con Trastorno Límite de la Personalidad, incluso en los adolescentes es posible registrar una mejoría gracias a la terapia. Por esta razón, los psicólogos no deben evitar diagnosticar esta afección y tratarla.

Síntomas de TLP

Pero, ¿cuáles son los síntomas del trastorno límite de la personalidad? El psicólogo explica que el paciente tiende a manifestar problemas como:

  • Fuertes cambios de humor y diferentes estados de ánimo.
  • Acciones impulsivas
  • Miedo al abandono
  • Problemas en las relaciones
  • Tendencia a pensar exclusivamente en blanco y negro
  • Episodios intensos de ira
  • Comportamientos impulsivos y autodestructivos
  • Depresión y ansiedad, que pueden durar desde unas pocas horas hasta días.

Ignorar el trastorno límite representa, entre otras cosas, un gran riesgo ya que, en comparación con otros trastornos mentales, el TLP se considera una de las principales causas de conducta suicida y autolesión en los jóvenes.

Para su trabajo, Sharp analizó los datos recopilados de 500 pacientes adolescentes con TLP. Los participantes fueron evaluados cada seis meses, durante un período de seguimiento de 18 meses, durante el cual se midieron los síntomas del TLP. Pues bien, el experto constató que, exactamente como ocurre en los adultos, incluso en los adolescentes es posible registrar una mejoría de los síntomas gracias a una intervención válida.

El estudio envía un mensaje a los médicos: “¡No metan la cabeza en la arena!” Si la enfermedad está presente, diagnosticala y tratala con el mejor tratamiento basado en la evidencia.

Trastorno límite de la personalidad, ¿cómo comportarse?

Hemos visto que nunca es prudente subestimar o ignorar los síntomas, y que el trastorno límite de la personalidad puede curarse (o aún puede llevar una vida pacífica), pero ¿cómo se debe tratar a los pacientes? ¿Cómo curar el trastorno límite de la personalidad?

Sharp explica que los tratamientos estándar que se utilizan en adultos y adolescentes se basan en la terapia conductual dialéctica y la terapia basada en la mentalización.

Dicho esto, si los médicos no están capacitados en estos tratamientos especializados, la mejor opción sería emplear los mejores enfoques posibles (confirmados por la evidencia de campo) o remitir al paciente a un colega con experiencia en el campo.

You may also like

Leave a Comment