¿Cómo crecen los hijos de padres divorciados y en conflicto?

by Clementina Rodriguez

Mucha gente tiene la duda acerca de cómo crecen los hijos de padres separados, sobretodo los padres que están considerando divorciarse. Una respuesta clara es ahora un estudio publicado en la revista Child Development, según el cual el conflicto entre padres divorciados o separados aumenta el riesgo de que los niños desarrollen problemas de salud mental en el futuro.

El estudio fue realizado por miembros del instituto REACH de la Universidad Estatal de Arizona, quienes explican en primer lugar que los hijos de personas divorciadas o separadas generalmente comparten un gran temor a ser abandonados. Este miedo se siente constantemente cuando los padres discuten y pelean incesantemente. Es justo este miedo al abandono lo que lleva al niño a desarrollar futuros problemas de salud mental.

Los autores del estudio explican que en todo tipo de familias (ya sean padres casados, convivientes, separados o divorciados), las peleas entre mamá y papá son un factor de estrés importante para los niños.

El conflicto entre padres divorciados o separados llevó a los niños a experimentar el temor de ser abandonados por uno o ambos padres. Este sentimiento se asoció con futuros problemas de salud mental, especialmente para aquellos que tenían una conexión cercana con sus padres.

El miedo al abandono no debe subestimarse. Cuando los padres todavía están casados ​​o juntos, los niños ven el conflicto entre ellos como una amenaza. Cuando los padres ya se han divorciado, el niño que está enfrentando o en medio de los conflictos ya ha sido testigo de la división de su familia, y probablemente terminará preguntándose si será abandonado.

Estos son los datos que surgen del estudio realizado sobre una muestra de 559 niños de entre 9 y 18 años. Los participantes respondieron una serie de preguntas destinadas a evaluar su exposición al conflicto y su reacción.

Los niños cuyos padres están divorciados o separados ya han visto a su familia separarse. La idea de que puedan ser abandonados puede ser poco probable, pero no es ilógica desde su punto de vista.

El miedo al abandono, explican los autores, podría allanar el camino para futuros problemas de salud mental. Para bloquear este mecanismo, probablemente sea necesario tranquilizar a tus hijos, incluso cuando no expresen explícitamente su miedo.

You may also like

Leave a Comment