Cómo trabajar con personalidades difíciles

by Clementina Rodriguez

A todos nos ha pasado que encontramos conflictos de personalidad en el trabajo. Sin embargo, el conflicto puede ser una experiencia positiva. Aquí hay 11 rasgos de personalidad que debes conocer y formas de abordarlos para obtener una solución positiva.

Personalidad difícil: Locomotoras

Aplastan a la gente. Están enojados y son hostiles y descargan sus frustraciones en los demás.

Cómo abordar la situación: ¡No Te dejes! Díles cómo su comportamiento afecta tu trabajo, cómo te hace sentir y que necesitas que te traten de manera diferente. Sé asertivo.

Personalidad difícil: Perfeccionistas

Sus estándares no son realistas, e incluso un trabajo excelente que es elogiado por otros puede ser inaceptable para el perfeccionista.

Cómo abordar la situación: No te tomes en serio sus declaraciones. Expresan sus propias insuficiencias, no las tuyas. Trata de trabajar con ellos para establecer expectativas realistas para ellos mismos y los demás.

Personalidad difícil: Resistentes

El cambio causa negatividad. Los resistentes por lo general no expresan abiertamente su oposición al cambio. Lo hacen de manera más sutil, diciendo que creen que el cambio es bueno, pero luego no implementan el cambio. Los extremistas pueden incluso sabotear si encuentran un cambio en particular excepcionalmente amenazador.

Cómo abordar la situación: Trata de involucrar gradualmente a estas personas en el cambio. Si son parte de la transición, su resistencia puede disminuir.

Personalidad difícil: No son mis empleados

Estas personas expresan su negatividad negándose a realizar cualquier tarea, por simple que sea, si deciden que no forma parte de sus responsabilidades laborales. A menudo es su forma de vengarse de sus colegas, gerentes o de la organización debido a su descontento con la forma en que perciben que los tratan.

Cómo abordar la situación: Encuentra oportunidades de capacitación y desarrollo para esta personalidad. Cuando sienten que están en una carrera sin salida, pierden el entusiasmo por el trabajo y tratan de hacer lo menos posible.

Personalidad difícil: Rumores

Sacan su negatividad hacia el trabajo difundiendo rumores. Los traficantes de rumores sienten una pérdida de control y los rumores les ayudan a recuperar ese control.

Cómo abordar la situación: Brinda a las personas de la organización la información y los hechos que necesitan. Hacerlo les da poca motivación para difundir rumores.

Personalidad difícil: Pesimistas

Experimentan el mundo como un lugar desagradable. No están contentos con la forma en que están las cosas, no importa lo que intentes hacer por ellos.

Cómo abordar la situación: No podrás cambiar su actitud fácilmente. Empieza por intentar que adopten hábitos positivos específicos para reemplazar los negativos existentes.

Personalidad difícil: Críticos

No están de acuerdo con todo lo que se dice. Les gusta tener razón, pase lo que pase. Encuentran problemas, nunca oportunidades.

Cómo abordar la situación: Pídeles ejemplos, evidencia o su razonamiento para estar en desacuerdo. Sé persistente y no te rindas.

Personalidad difícil:  Llorones

Cuando los llorones no se salen con la suya, se comportan como niños frunciendo el ceño, se retraen, se hacen una rabieta o lloran.

Cómo abordar la situación: Los llorones necesitan un entorno de apoyo y un estímulo constante. También reduce sus niveles de estrés y presión.

Personalidad difícil:  Sacrificadores

Vienen temprano y se quedan hasta tarde, hacen lo que les pidas que hagan. Pero se quejarán de su carga de trabajo y de empleados, clientes o jefes difíciles. Su negatividad se manifiesta al sentirse despreciados.

Cómo abordar la situación: Brinda comentarios positivos regulares sobre cuánto aprecian su arduo trabajo y sus contribuciones. Dar reconocimiento frente a sus colegas, compañeros de equipo y jefe también es útil.

Personalidad difícil: Autocastigadores

Se enojan consigo mismos y se vuelven negativos. Encuentran fallas en su desempeño laboral, progreso profesional, nivel socioeconómico … todo.

Cómo abordar la situación: Utiliza estrategias que desarrollen su autoestima.

Personalidad difícil: Chivos expiatorios

Echan la culpa de sus errores a los demás, especialmente cuando están de mal humor.

Cómo abordar la situación: Da ejemplos específicos de cómo sus errores o errores de cálculo fueron el problema, no un individuo.

Personalidad difícil:  Cáscaras de huevo

Son muy sensibles e incluso el más mínimo comentario, si se malinterpreta, hace que se rompan.

Cómo abordar la situación:   Cuando hagas comentarios constructivos, hazlo lentamente, sin hacerlo personal, y asegúrate de que comprendan tu punto antes de continuar.

Personalidad difícil:  Micros

Les gusta concentrarse en los detalles o errores más pequeños y olvidarse del panorama general.

Cómo abordar la situación: Haz que se acostumbren a evaluar todo el proyecto o la tarea. Pregúntales cuál es el punto principal, el objetivo general, los problemas principales, los objetivos principales, etc.

El panorama

Todos tenemos altibajos y podemos demostrar algunos de estos comportamientos de vez en cuando. Sin embargo, Si tu o alguien que conoces demuestra con regularidad algunos de estos comportamientos, es posible que debas evaluar la situación y adaptar tus acciones. Si el comportamiento afecta seriamente tu trabajo, habla con su supervisor y solicita tu opinión sobre una solución.

Mejorar tus relaciones laborales puede conducir a una mayor satisfacción en el trabajo, más reconocimiento y una posibilidad aún mayor de avance.

You may also like

Leave a Comment