Si acostumbras a hacer esto, el amor de pareja puede estar en riesgo

by Clementina Rodriguez

Con el confinamiento para las parejas que viven es todo un reto la convivencia diaria y
prácticamente las 24 horas del día

Hay un nuevo término llamado “sitting ducks” o, por su traducción, “patos sentados”. Este
término se refiere a las parejas que han dejado de platicar como antes lo hacían, para
quedarse sentados durante horas mientras ven televisión. Es impresionante, pero cuando
muchas de estas parejas hacen introspección de su propio día, pueden darse cuenta de que
casi no platicaron con la otra persona.

La razón obvia podría ser porque al estar en home office, por poner un ejemplo, cada
quien está dedicado a resolver asuntos de su trabajo y por lo tanto, no hay mucho tiempo
para platicar. Pero lo sano y recomendable es que lo hagan.

Si has notado esta circunstancia te recomiendo hacer el siguiente ejercicio: observa tus
propios hábitos digitales y televisivos. ¿Éstos contribuyen a tu salud y a tu vida
íntima, o le restan valor? La realidad es que muchas personas están sentadas durante
horas en el trabajo, luego llegan a casa y pasan más horas frente al televisor, y es
probable que ninguna de estas prácticas ayude al bienestar.
Incluso si te encuentras trabajando desde casa, es recomendable que te enfoques y hagas
tus tareas pero tomes unos minutos para pararte, caminar y descansar. Salir a caminar en
pareja o hacer ejercicio juntos puede ser una buena opción, ya que la Organización
Mundial de la Salud y distintas instituciones enfocadas en el cuidado de la salud han
dicho que practicar deportes como correr o caminar al aire libre no representa mayor

problema durante la pandemia, siempre y cuando se respete la distancia recomendada de
2 metros.


Por otro lado, cuando llegue el final del día, procura platicar con tu pareja para ver cómo
se siente; verifica que su día estuvo bien y que se sintió escuchada. Tener este tipo de
atenciones puede garantizar una mejor vida amorosa, incluso en lo sexual.

Tomen al menos un tiempo para acariciarse, tocarse y decirse lo mucho que se aman. No
permitas que la costumbre o la adicción a la tecnología terminen por convertir el mundo
en un sitio frío o gris. Un gran ejemplo de a dónde no deben llegar los humanos es la
película Wall-E. Así que comienza por hacer el esfuerzo de conversar, para que después
sea una práctica constante.

You may also like

Leave a Comment