Cómo bajar tu presión arterial naturalmente

by Clementina Rodriguez

Dado que la hipertensión (HTA) afecta a uno de cada cuatro mexicanos y las
enfermedades cardiovasculares (ECV) es la causa de muerte del 19 % de la población,
cualquier intervención que pueda reducir la presión arterial tiene el potencial de salvar
vidas. En un estudio de los investigadores de la Universidad Estatal de Florida
encontraron que el consumo diario de arándanos durante ocho semanas resultó en
reducciones significativas de la presión arterial sistólica y diastólica.


Aunque la prevalencia de la HTA se asocia con el envejecimiento en ambos sexos, la
mayor incidencia de presión arterial alta, en particular la presión arterial sistólica (PAS), en
mujeres después de la menopausia supera a la de los hombres. La disfunción endotelial
puede desempeñar un papel importante en los aumentos de la presión arterial que se
producen después de la menopausia. Además, se sabe que la disfunción endotelial
aumenta la rigidez arterial, que está involucrada en el desarrollo y progresión tanto de la
HTA como de la ECV.


La intervención recomendada para controlar la presión arterial en personas con
hipertensión previa y en etapa 1 no son las intervenciones farmacéuticas, sino las
modificaciones del estilo de vida, incluidos los enfoques dietéticos, y hay evidencia de que
muchos casos de HTA se pueden prevenir y tratar mediante cambios en la dieta y el estilo
de vida. Teniendo en cuenta la prevalencia de la HTA en nuestro país., Se justifican las
estrategias preventivas como las modificaciones dietéticas (por ejemplo, alimentos
funcionales y suplementos dietéticos) que tienen como objetivo mejorar la HTA y sus
complicaciones relacionadas.


En dicho estudio se reclutó a 48 mujeres que cumplían con todos los criterios de inclusión
para participar en un ensayo clínico de ocho semanas, aleatorizado, doble ciego y
controlado con placebo. Los investigadores encontraron que la incorporación diaria de
polvo de arándanos liofilizados equivalente a una taza de arándanos frescos en la dieta
de mujeres posmenopáusicas con pre y etapa 1-HTA mejoró la presión arterial y la rigidez
arterial potencialmente a través de una vasodilatación mejorada mediada por óxido nítrico.
Se cree que la biodisponibilidad del óxido nítrico aumenta la vasodilatación dependiente
del endotelio, lo que conduce a una presión arterial más baja.


Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que evalúa los efectos de los arándanos
en la función arterial, como se hizo en este estudio, así como en esta población de
estudio. Estos hallazgos sugieren que los arándanos pueden prevenir la progresión a la
hipertensión en toda regla.


Al final del estudio, la PAS media fue menor en un 5.1 % y la presión arterial diastólica
(PAD) media fue menor en un 6.3 % en los sujetos del grupo de arándanos, sin una
disminución correspondiente en el grupo de placebo. Además, las mediciones de NO se
incrementaron significativamente en el grupo de arándanos, pasando de 9.11 a 15.35 μM,
sin cambios en el grupo de control.

La velocidad de la onda de pulso es un método no invasivo para evaluar la rigidez arterial
y se ha demostrado que predice futuros eventos cardiovasculares. En el estudio actual, la
velocidad de la onda de pulso del tobillo braquial (baPWV), que es una medida compuesta
de la rigidez arterial central (aórtica) y periférica, se redujo significativamente después de
ocho semanas en el grupo tratado con arándanos, mientras que no hubo cambios en el
grupo de control. La velocidad de la onda de pulso carótido-femoral (cfPWV), la mejor
medida de rigidez aórtica, no cambió en ninguno de los grupos. Esto sugiere que las
arterias periféricas pueden responder mejor a las intervenciones dietéticas que las arterias
centrales.


Entre todas las frutas, los arándanos son una de las fuentes más ricas en compuestos
fenólicos, incluidos flavonoides, ácidos fenólicos y estilbenos, que se sabe que tienen
actividad biológica y alta capacidad antioxidante. Son un alimento funcional prometedor
con respecto a la salud vascular.


Los cambios en la presión arterial observados en este estudio son de importancia clínica,
ya que demuestran que la presión arterial se puede alterar favorablemente mediante la
adición de un solo componente dietético (por ejemplo, arándanos).

You may also like

Leave a Comment