Gaslighting: el abuso emocional que te hace dudar de ti

by Clementina Rodriguez

Si al hacerle saber a una persona que algo que hizo o dijo te molesta o te hace sentir mal sueles escuchar frases que terminan por verter la culpa en ti, como: “por todo haces drama”, “estás loco/a”, “exageras”, “solo es tu imaginación”, “eres muy sensible”, “solo fue una broma”, “siempre malinterpretas las cosas”, etcétera, es muy probable que seas víctima de la técnica de manipulación llamada gaslighting.

Gaslighting es un patrón de abuso emocional en el que la víctima es manipulada hasta el punto de hacerla dudar de su propia percepción, cordura o memoria.

Como resultado, la víctima puede sentirse ansiosa, confundida o depresiva y termina por creer que el manipulador tiene razón, mientras que ella es quien está mal y percibe las cosas de forma distorsionada.

El nombre de este tipo de abuso, que en realidad no tiene una traducción precisa al español, surgió de la película Gaslight (George Cukor, 1944), en la que un hombre manipula a su esposa para que ella crea que se ha vuelto loca y así poder quedarse con su fortuna.

Abuso en las relaciones personales
Aunque este tipo de abuso puede darse en cualquier tipo de relación, ya sea familiar, amistosa o de trabajo, lo más común es que ocurra en las relaciones de pareja; y aunque aquí también puede darse de mujeres a hombres y viceversa, lo más habitual es que sea el hombre quien manipula a la mujer al distorsionar la realidad en la que se da la relación.

Una de las cosas más horribles del gaslighting es la negación de la realidad, sentir que están negando lo que has visto con tus propios ojos y sabes que es cierto, que te nieguen una experiencia que has tenido y que sabes que fue real.

Ante un escenario así, la frustración que puede llegar a sentir una víctima en una situación de gaslighting es tal, que de verdad puede llegar a alterar su cordura.

En el ámbito de las relaciones de pareja, donde se vuelve mucho más común ver casos de gaslighting, este se basa en los estereotipos de género, según los cuales los hombres son los racionales, mientras que las mujeres se basan más en los
sentimientos o la irracionalidad.

Así, socioculturalmente, todos han crecido con la idea de que la mujer es tan emocional que exagera o pierde la noción de la realidad y eso la convierte en una loca, mientras que los hombres son los racionales y ven con más claridad lo que
está bien o mal. Estas ideas colocan al abusador que manipula en una posición de superioridad.

Las víctimas de este tipo de abuso terminan por ser anuladas sin darse cuenta, ya que las frases mencionadas y las actitudes de descalificación están tan normalizadas que se vuelven demasiado sutiles y, muchas veces, hasta
imperceptibles.

La víctima acaba por creer que es el abusador y manipulador quien tiene la razón, mientras que ella realmente exagera y percibe mal las cosas. Y justo ese cambio en la percepción es lo que dificulta que la víctima salga del abuso, pues ni siquiera sabe que este existe, y así continúa en la relación tóxica mientras piensa que quien está mal es ella.

La manipulación mediante gaslighting dificulta que la víctima sea emocionalmente independiente, hace que se adapta cada vez más a los malos tratos a través de una indefensión aprendida, porque su autoestima decae día a día.

Señales que indican que eres víctima del gaslighting

  • La otra persona repite de forma constante que estás loca/o, que exageras las cosas, que piensas mal, que solo bromea pero tú eres demasiado sensible y lo tomas a mal, entre otras frases que anulan tu sentir ante sus palabras, actos y actitudes.
  • Quien ejerce el abuso suele darle la vuelta a las situaciones y se sitúa como víctima para hacerte sentir que todo es tu culpa y que si las cosas van mal es por ti.
  • Te hace dudar de ti, de lo que ves, percibes y sientes; ya no sabes si de verdad la otra persona actúa mal o si quien está mal eres tú por percibir las cosas de forma distorsionada.
  • Aunque la otra persona sea quien ha actuado mal, eres tú quien termina por disculparse, ya que te hace sentir culpable.
  • Te preguntas constantemente si eres lo suficientemente bueno como hijo/a, amigo/a, empleado/a o pareja (según la relación que tengas con el maltratador).
  • Justificas el actuar de la otra persona, ya que te ha convencido de que quien está mal eres tú.
  • La otra persona nunca te da la razón, aunque sea evidente que la tienes, y suele llevarte la contraria incluso en los temas más banales.
  • Esto ocasiona que sientas y pienses que nunca puedes hacer nada bien.
  • La otra persona ataca de forma verbal o física las cosas que tiene valor para ti.
  • El maltratador miente descaradamente y siempre lo niega; además, si le reclamas por algo, aunque sea cierto, dirá siempre que es mentira.

¿Qué hacer si eres víctima de gaslighting?

● Si sientes que algo no está bien, no lo dejes pasar, pon atención y analízalo de forma objetiva. ¿Realmente eres tú quien está mal en todo ese caos?
● No busques la aprobación. Evita darle la razón a tu maltratador solo por darle gusto y, sobre todo, no alojes en tu mente esa idea de que tú eres quien exagera o percibe las cosas mal.
● Aprende a poner fin a una conversación que no va a ningún lado, cuando la otra persona no tiene argumentos y solo trata de anular los tuyos.
● Recuerda que las emociones no son ni buenas ni malas, y nadie te puede decir si lo que sientes es cierto o no. Cuando algo te daña o afecta, lo que experimentas no está sujeto a discusión.
● No te disculpes por sentir lo que sea que sientas; lo que sí debes evitar es agredir, manipular o actuar de forma dañina.
● Sé consciente de tus valores para que, pase lo que pase o digan lo que digan los demás, nada te obligue a ir en contra de ellos. Esto también te ayudará a mantenerte centrado, de modo que si alguien te presiona para violar tus principios básicos, sabrás que trata de manipularte.
● Mantén tus límites personales; si alguien los traspasa, hazlo saber, plantea una consecuencia y mantente firme en ella. Si se repite háblalo claramente y, de ser necesario, aléjate de esa relación.

● Si la persona no se hace responsable de sus faltas y continúa con el abuso, plantéate la posibilidad de dar por terminada esa relación o de reducir al mínimo las veces en que frecuentas a la persona, en caso de que se trate de un familiar o alguien del trabajo.

You may also like

Leave a Comment