¿Sufres por la situación o por la imposibilidad de cambiarla?

by Clementina Rodriguez

Es cierto que algunas situaciones nos pueden doler, hacernos pasar mal un tiempo y hasta sufrir; hay algunas que no podemos cambiar y otras que con voluntad podemos transformar, pero desafortunadamente, en medio de lo que estamos padeciendo es difícil ver con claridad si está en nuestras manos transformar nuestra realidad, aceptar algo que
no podemos cambiar y tratar de sacar lo más positivo que se pueda.

Todo tiene que ver con la percepción
La forma en cómo percibimos nuestro entorno puede ayudarnos a sobrellevar las situaciones difíciles, a hacerlas más graves de lo que son y/o a aceptarlas porque estamos conscientes de que no podemos cambiarlas, pero ¿es posible cambiar este círculo vicioso?

¿Podemos cambiar nuestra realidad?

La realidad depende de tu percepción. Percibes todo de manera diferente con diferentes frecuencias. Tu frecuencia cambia con tus sentimientos, es decir, con cómo te sientes.

Puedes controlar cómo te sientes con tus pensamientos. Aquí es donde su mentalidad juega un papel, que es parte de su programación subconsciente. Nuestra forma de pensar consiste en nuestros patrones emocionales y de pensamiento y
creencias. Cómo percibes tu realidad, en última instancia, tiene mucho que ver con tu programación. De hecho, la conciencia, la forma en la que la controlamos y la programación de la subconsciencia son los constructores de nuestra realidad.

La realidad no es fija, es cambiante y es percibida de manera diferente por cada persona y de manera diferente en diferentes momentos. Por tanto, es una percepción subjetiva. La realidad depende del observador. Lo que ahora percibo como real no coincide con lo que vi en otro momento, por ejemplo, antes o después.

Si miras lo mismo al mismo tiempo que yo, percibes la realidad de manera diferente que yo. También depende desde qué perspectiva tú o yo veamos un objeto, el mundo que nos rodea o la situación que estamos pasando. De ahí que las personas enfrentan de diferentes formas situaciones similares: de manera positiva, negativa o hasta fatalista.

La buena noticia: cambia tu percepción y cambiará tu realidad

Nuestra percepción hace la realidad, pero podemos moldear nuestra realidad entrenando nuestro cerebro para ver qué nos sirve. Si bien la percepción selectiva es automática, podemos aprovecharla programando nuestro cerebro para ver más de lo que necesitamos ver.

Podemos entrenar nuestro cerebro para ver lo positivo en lo negativo. Podemos entrenar nuestro cerebro para que vea las lecciones de los fracasos. Podemos entrenar nuestro cerebro para ver la diversión en las situaciones difíciles e incluso para lograr la aceptación cuando no podemos cambiarla y evitar sufrir por ello.

¿Cómo podemos hacer esto?

Haciéndonos preguntas.
Las preguntas interrumpen nuestro proceso de pensamiento habitual. Nos sacan de nuestra rutina. Nos dejan considerar otros ángulos. Revelan las partes invisibles de la ecuación que conforma determinada situación por la que estamos pasando.

Usar preguntas es una manera fácil de cambiar nuestros patrones de pensamiento.

Algunas preguntas útiles son:
 ¿Cuáles son las cosas buenas que me pasaron hoy? Esto entrena a nuestro cerebro para buscar lo bueno en cada situación.
 ¿Por qué tengo tanta suerte? Esto entrena a nuestro cerebro para buscar las aparentes coincidencias que nos acercan a nuestros objetivos.
 ¿Qué puedo aprender de esto? Esto entrena a nuestro cerebro para buscar las lecciones sin importar los resultados que obtengamos.
 ¿Por qué las cosas siempre me funcionan? Esto entrena a nuestro cerebro a buscar motivos para celebrar en lugar de motivos de preocupación.

No es fácil, pero tampoco imposible. En lugar de sufrir por las situaciones o porque no podemos cambiarlas, empieza a practicar esas preguntas para que tu cerebro aprenda a sacar lo mejor de cada momento, con paciencia y esfuerzo, es posible. ¡Inténtalo!

You may also like

Leave a Comment