Rompamos los mitos que existen alrededor de las papas

Existen varios mitos sobre las papas que nos han impedido disfrutar de su sabor, versatilidad en la cocina y especialmente, de su alto valor nutritivo. Sí, las papas son una maravilla para nuestro cuerpo y las estamos desaprovechando porque no contamos con la información correcta. Las ideas erróneas acerca de las papas son principalmente: que engordan, que sus propiedades solo se encuentran en la cáscara, la cual tiramos al cocinarla, y que no es versátil en la cocina, entre varias más. Pero diversos estudios han demostrado que son solo eso, mitos.

Mito 1. ¿Las papas engordan o te impiden bajar de peso?

De acuerdo con una publicación de la Journal of the American College of Nutrition puedes consumir papas y aun así bajar de peso. El estudio publicado en ese medio fue realizado por la Universidad de California en Davis, en coordinación con el Instituto de Tecnología de Illinois y demostró que si mantienes una dieta sana, te ejercitas e incluyes papas en tus alimentos, no subirás de peso. El problema está en que a veces cocinamos las papas con demasiada sal, aceites y mantequillas, eso es lo que provoca aumento de peso, no las papas.

Mito 2. Sus propiedades nutricionales solo se encuentran en la cáscara

Claro que la cáscara tiene muchas propiedades, igual que muchos otros alimentos, pero la papa en sí misma tiene muchas más que nuestro cuerpo puede aprovechar. Una porción de 148 gramos de papa contiene:
  • · 26 gr de carbohidratos.
  • · 620 gr de potasio.
  • · 27 gr de vitamina C.
  • · 3 gr de proteínas.
  • · 2 gr de fibra.
Tiene incluso mucho más potasio que los plátanos, ingrediente que beneficia los músculos, el sistema nervioso y cardiovascular. Así que si tienes una vida activa o eres atleta, las papas te permitirán tener un mejor rendimiento muscular y mental.

Mito 3. No son versátiles en la cocina

Para nada. Puedes hacer innumerables platillos a base de papa o como acompañamiento en platillos principales. Hay muchas opciones más allá del puré de papa, por ejemplo, puedes hacer papas al horno, asadas, suflé de papa, gratinadas, sopa de papa, tortitas de papa, tortilla española con papas, tacos dorados de papa, por supuesto, las papas fritas y muchísimos platillos más. Recuerda que al cocinarlas debes elegir cuidadosamente los vegetales, no excederte con las mantequillas o margarinas y mucho menos con la sal. Esto, de hecho, aplica para cualquier alimento que prepares. Incluso, si debes llevar una dieta sin gluten, las papas pueden ser tus mejores aliadas, ya que no lo contienen y puedes sustituir a productos como el pan, granos y pastas. El pan de la pizza, por ejemplo, puede sustituirse por papa, los nachos pueden ser hojuelas de papa en lugar de tortilla, los croutones pueden ser de papa y hasta la pasta puede ser de papa.

Si quieres saber más sobre el valor nutritivo de las papas y los beneficios que ofrece, visita www.potatogoodness.com, te asombrará todo su potencial.