Dile adiós a los mitos que te impiden comer plátano y aprovecha ya sus beneficios.

Tiene un dulce y delicioso sabor, es una fruta rica en vitaminas C, B6 y minerales esenciales y provee de sabor a infinidad de platillos; se puede conseguir en cualquier época del año… así es el plátano, una de las frutas más exquisitas y nutritivas.

Generalmente está en duda si se consume o no el plátano por la cantidad de carbohidratos que aporta; efectivamente, es una fruta rica en carbohidratos y por consecuencia nutre de energía vegetal a nuestro organismo, pero como todo en la alimentación, debemos evitar los excesos.

El plátano o banana, gracias a su cualidad de tener carbohidratos es ideal para niños y deportistas. Ahora, bien, la recomendación es consumir 2 o 3 plátanos y agregar a nuestra dieta otras variedades de frutas para completar nuestra alimentación, ya que todas nos aportan diferentes nutrientes.

Además de lo anterior, es muy conocido por su contenido en potasio, el cual ayuda a prevenir los calambres y favorece el equilibrio del agua en nuestro organismo, ya que contrarresta el efecto del sodio que nos hace retener líquidos y eliminamos mejor los fluidos, además de que este efecto contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, actúa como un antiácido natural que reduce los niveles de ácido en el estómago; es rico en fibra por lo que agiliza el sistema digestivo y nos ayuda a “engañar” un poco el hambre, ya que con un solo plátano podemos sentirnos satisfechos y por si fuera poco, el zinc que tiene esta maravillosa fruta ayuda a fortalecer el cabello y a evitar su caída.

¿Quieres sentirte relajado y contento? Come un plátano, porque gracias al triptófano que contiene, un aminoácido esencial para el funcionamiento del sistema nervioso que incrementa los niveles de serotonina… ¿te suena un poco este término? Seguro que sí, la serotonina es conocida como la hormona de la felicidad.

¿Cómo se puede consumir?
El plátano debe comerse bien maduro para que no dificulte la digestión.
- Da una textura cremosa y dulce a los smoothies o batidos y como su sabor es muy suave nos permite agregar otros ingredientes con diferentes nutrientes para enriquecer la bebida.
- Helado de plátano. Solo hay que pelar plátanos que estén bien maduros (que ya tengan manchas negras) y congelarlos. Ya congelados se trituran y se puede agregar: cacao, vainilla, arándanos, el sabor que más te guste y se ponen nuevamente en el congelador para que tengan consistencia y en un momento tendrás un delicioso y nutritivo helado.
- Asado con canela.
- En pasta de cacao: se logra triturando el plátano con un tenedor hasta tener una pasta untable que se mezcla con cacao, y es libre de lácteos, harina y azúcar.

Así que, ya derribados los mitos sobre el plátano, ¡adiós al miedo!, ¡lánzate a la aventura de disfrutarlo en sus mil y una formas que nos ofrece!