Blue monday, ¿realmente hay un día más triste del año?

De acuerdo con el psicólogo inglés, Cliff Arnall, investigador de la universidad de Cardiff, Reino Unido, el tercer lunes de enero es el día más triste del año. Eso lo dijo hace 14 años basándose en una fórmula matemática que incluía un conjunto de factores negativos (dinero, clima y frustración) provenientes de las fiestas decembrinas.

Pero ¿por qué el tercer lunes de enero? De acuerdo con el psicólogo, porque es la fecha en la que la mayoría de la gente regresa a trabajar, a sus actividades normales. Aunque en México regresamos, de hecho, durante la segunda semana.

El término “blue” en inglés además del color azul, hace referencia a tristeza, de ahí el nombre: blue monday. Pero, ¿realmente todos sienten una tristeza infinita ese día?, ¿puede generalizarse? No si nos conducimos con mesura durante las fiestas decembrinas, cosa que es un poco difícil.

Durante las fiestas decembrinas prácticamente echamos la casa por la ventana. Nos divertimos a más no poder, gastamos sin ton ni son lo que tenemos y hasta lo que no tenemos, comemos en demasía y hacemos una lista de propósitos irreal.

Y al llegar a la realidad, enero y la vuelta a nuestras actividades normales, nos encontramos con que tenemos deudas, kilitos de más, que debemos regresar a trabajar o a clases, y que ya sin la euforia de las fiestas vemos que nuestra lista de propósitos no será fácil de alcanzar, entonces nos sentimos frustrados.

Es entonces cuando vemos que el blue monday tiene sentido. Pero si fuiste precavido durante diciembre, ¡no te preocupes!, el día más triste del año no te afectará, es más, si no sabes de su existencia, será un lunes más en tu vida.

Lo que podemos hacer es, para el siguiente diciembre, tomar precauciones. Medirnos en todo lo que hacemos para empezar el año con energías, sin estrés por las deudas ni por los kilitos de más y considerar el regreso a nuestras actividades como una oportunidad de alcanzar nuevos objetivos. ¡Claro que eso deberíamos hacerlo durante todo el año, pero esforcémonos en diciembre!

Además, no lo olvides, haz una lista de propósitos real, alcanzable, acorde con tus capacidades para que no te sientas frustrado si no los cumples y considera que lograrlas lleva tiempo.